Cómo Usar el ISO Correctamente en tus Fotografías

Cómo Usar el ISO Correctamente en tus Fotografías

Es una función que se encuentra en prácticamente cualquier cámara, y que muchas personas utilizan de manera casi automática, pero que probablemente no entienden realmente qué es, y cuál es su función.

El ISO, según sus siglas en inglés, es un estándar mundial, que determina la sensibilidad con la cual es percibida la luz a través del lente de la cámara. Y por supuesto, la luz es el factor principal, e incluso imprescindible que permite tomar cualquier fotografía. De manera que, dominar y entender adecuadamente el ISO, es indispensable para llegar a ser un buen fotógrafo.

 

Consejos para usar el ISO adecuadamente

  1. Cuida el ruido: Imagina que colocas unas cornetas a su sonido máximo, podrás notar que empieza a distorsionarse el sonido. Lo mismo puede suceder con tus fotografías sí no usas el ISO de manera adecuada, pues sí lo colocas con demasiada sensibilidad, dependiendo de las condiciones del entorno, los colores e incluso la temperatura, te estarás arriesgando a tener ruido en tu foto. Por lo tanto, es recomendable que tomes tu cámara, y tomes una misma foto varias veces, cambiando en cada una el ISO, y luego las revises en tu computadora. De esta manera podrás notar la diferencia entre una y otra, y empezar a conocer más cómo reacciona tu cámara.
  2. Determina primero la velocidad de obsturación y la apertura del diafragma: Es importante que de acuerdo a la cantidad de luz disponible, y por supuesto, lo que quieras lograr con la fotografía, selecciones en primer lugar la velocidad de obsturación a usar, y la apertura del diafragma. La primera te brindará la percepción de movimiento o de fijación, y la segunda es la que determina la profundidad y la focalización de la imagen. Habiendo seleccionado ambas, puedes pasar a seleccionar el ISO correspondiente.
  3. Mantener el ISO al mínimo posible: De acuerdo al contexto, intenta mantener siempre el ISO a lo mínimo, eso te asegura fotos más limpias, sin embargo por supuesto debe estar en un nivel suficiente que permita que capte de manera adecuada la luz.
  4. Utiliza fuentes de luz externas: En caso de que las condiciones del lugar sean limitadas en cuanto a iluminación, es ideal (sí tienes la disponibilidad) de que te ayudes con iluminación externa. Ya sean lámparas, una entrada de luz, o lo que las condiciones o tus recursos te permitan.
  5. Evitar trabajar muy continuo: Esto es para evitar principalmente el calor que genera tu equipo al trabajar por un periodo continuo prolongado. Ya que el calor es una fuente de ruido que será captado en tus fotografías.
  6. Despreocúpate: Mientras estés bajo luz del día, usando un trípode, o tu objeto a fotografiar esté fijo, no necesitarás aumentar el ISO, así que podrás mantenerlo al mínimo y tus fotos saldrán limpias.

Ahora, sí no presentas esas condiciones, o tu velocidad de obsturación es muy limitada, entonces si deberás aumentar el ISO gradualmente.

Todo se logra a través de la práctica, algo que quizás te parece complejo en este momento, luego de irlo aplicando constantemente en tus sesiones de fotos, verás cómo se vuelve automático y sencillo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *